Luli Salazar y la polémica por los embriones congelados: ¿cómo es el procedimiento médico?

Hoy en día, gracias al avance de la tecnología, la palabra madre y/o padre ya no sólo se aplica cuando una persona tiene un hijo o una hija mediante un embarazo espontáneo. Gracias a la ciencia, la sociedad ha avanzado no solo en cuanto a las herramientas. Pero el progreso también se dio en cuanto a los conceptos: Madres y padres son quienes se encargan de criar al niño.

Luciana Salazar estuvo invitada al programa de Mirtha Legrand. Durante el envío, la diva le consultó a Luciana si quería tener más hijos, a lo que la modelo respondió: “Tengo óvulos, pero también tengo embriones, cuatro nenas más”. Sus dichos generaron una fuerte polémica e indignación en las redes sociales, ya que debido a la desinformación, muchos pusieron en duda este procedimiento.

Sobre esa cuestión y consultada por BigBang, la doctora Tania Mielnikowicz, especialista en medicina reproductiva de la clínica WeFIV, habló sobre cómo una mujer se entera del sexo de su bebé, y de las diferencias entre óvulos y embriones. “Cuando se habla de esto hay que tener mucho cuidado de cómo se comunica la información a los pacientes. No es lo mismo cuando hablamos de un óvulo o de un embrión. Si bien en Argentina ya existen estudios específicos para determinar el sexo de un embrión antes de ser transferido al útero materno, también existen estudios genéticos que se le realizan a los embriones para detectar enfermedades hereditarias previas, siendo el principal objetivo de este estudio, el que permite constatar que sea un bebé sano, en el cual también se puede conocer, como información adicional, el sexo del embrión.

Además, la médica comentó que en Argentina no está permitido realizar investigaciones en los embriones, ya que para el Código Civil la ley, el embrión aún no implantado no puede ser utilizado con fines de investigación científica, pero sí esta permitida su donación. Sin embargo, a diferencia de esto, el óvulo congelado aún no está fecundado, por lo tanto no se considera al óvulo como una persona jurídica. Por lo cual, a diferencia de lo que transmitió Luciana Salazar en sus comentarios, los óvulos pueden ser congelados y luego descartados si la paciente no los quiere mantener vitrificados, con un consentimiento firmado por la paciente.

Mes de la fertilidad: por qué congelar óvulos puede ayudar a decidir y planificar la maternidad

Los dichos de Salazar renacieron la polémica de la congelación de óvulos, en la que muchos no logran comprender el procedimiento. Mielnikowicz explicó que en Argentina "la congelación de óvulos se realiza a través de un consentimiento en donde la paciente es la única que puede tomar decisiones sobre su uso. Es decir, en el caso de que la mujer ya no los necesite o no los quiera, puede descartarlos. En cuanto a los embriones no implantados, sí está permitida su donación a otras parejas o mujeres que encaran la maternidad soltera por elección, por lo cual esta donación permite ayudar a quienes tengan el deseo de ser madres o padres y no lo logran concebir con sus propias gametas".

“No hay discusión en que está permitido ,que una mujer descarte sus óvulos, ya que, a diferencia del embrión, se considera biológicamente como una célula que aun no fue fecundada por el espermatozoide. En la Argentina los embriones no implantados que no serán transferidos se pueden donar a través de la firma de un consentimiento informado por parte de la apoderada de los mismos. No hay riesgos de que los donantes del embrión reclamen ningún derecho sobre los mismos, ya que la donación es anónima”, completó la especialista.

Y concluyó: “A diferencia de otros países del mundo, la donación de gametas en Argentina es anónima, es decir de semen y óvulos, es por esto, que siempre se resguarda la información de los donantes. La donación de óvulos y embriones es un acto sumamente altruista, ya que estás ayudando a que alguien cumpla su deseo de ser madre”.

Congelar óvulos: cinco respuestas que permiten estar informada y tomar la decisión

En cuanto a los riesgos que puede correr una mujer que se embaraza por medio de óvulos congelados, Mielnikowicz, afirmó que no se han visto mayores riesgos ni en los hijos nacidos por este procedimiento ni durante el transcurso del embarazo. “Son tratamientos muy seguros, las técnicas en el laboratorio y las hormonas que usamos avanzaron en cuanto a la estimulación de los ovarios” permitiendo menores efectos adversos. "Cuando una mujer decide realizar el tratamiento de congelar óvulos se recomienda hacerlo antes de los 35 años, ya que cuanto más joven es la mujer, mayores serán los niveles de fertilidad y de éxito de lograr un embarazo en el futuro con los mismos”, finalizó la doctora.

Fuente: BigBangNews